EPC News

La tierra de la lavanda: Brihuega 

Donde se encuentra Festival Lavanda

La tierra de la lavanda no es la Provenza francesa es: Brihuega. Cuentan que de este pueblo de Guadalajara viajó un lugareño a esta región del sur de Francia y quedó maravillado con el paisaje color púrpura  de su campo. Quiso trasladarlo a su tierra, que se encontraba en depresión y, triunfó. Así nació lo que hoy se conoce como La Provenza castellana. Este pueblo, Brihuega,  de unos 3.000 habitantes, concentra en sus tierras cerca de 1.000 hectáreas de plantación de lavanda, lo que representa un 10% de la plantación mundial.

¿Para qué se utiliza la lavanda?

Brihuega donde el color oro se transforma en púrpura. Esta aromática planta ha hecho renacer a todo un pueblo que estaba en depresión. Entre sus utilidades, la lavanda, ayuda a conciliar el sueño y soportar las contracturas. Su cultivo da trabajo a más de 200 agricultores de esta zona. En Brihuega se producen dos variedades de esta planta aromática: una apta para perfumería, cosmética, medicina y restauración y otra, la lavandina, ideal para decoración y perfumería. El principal comprador en Brihuega de esta flor es una empresa vinculada con la moda: Loewe.

Los múltiples beneficios de la lavanda

La lavanda es un antiséptico natural. Por lo que se pueden utilizar unas gotitas de este aceite para detener el sangrado y cicatrizar heridas y así, evitar alguna infección. Además, posee propiedades anti-inflamatorias. Puedes mezclar unas gotitas de lavanda en otro aceite base tipo de coco o almendras y realizar un masaje en la zona afectada.

¿Y el dolor? También lo alivia. Por ejemplo, desde el molesto dolor de dientes, dolor de cabeza, migrañas e incluso lumbalgia. Pruébalo en infusión.

Sus propiedades relajantes son por todos conocidas. Para tratar la ansiedad o depresión, prepara una infusión de flores, coloca un difusor con unas gotitas de aceite esencial de lavanda o aplícalo directamente sobre las muñecas.

También se utiliza la lavanda como remedio para la pérdida de pelo. Promueve el crecimiento de forma natural así que no olvides aplicar unas gotitas y realizar un suave masaje por toda la melena. Utiliza la lavanda también si tienes problemas de caspa.

El Festival de la lavanda

Cada año, coincidiendo con la siega de la lavanda, se celebra un Festival: El Festival de la lavanda de Brihuega. Una exaltación al valioso arbusto aromático. Durante el mes de julio se organizan actuaciones musicales en medio de la naturaleza, rodeados de espliego. Solo unos pocos privilegiados que han conseguido reserva disfrutarán de este paisaje único. Pero queda, para todos, recrearse con un paseo por las calles de este lindo rincón castellano. Interesante por su gran patrimonio.

La tierra de la lavanda: Brihuega

La tierra de la lavanda: Brihuega

Qué hacer en el Festival de la Lavanda de Brihuega

Apenas a una hora, en coche, desde Madrid te encuentras este bello enclave descrito por el Nobel, Camilo José Cela en su ´Viaje a la Alcarria´ (1948). Nada más llegar visita los campos de la lavanda. Julio es el mes ideal. Un primer contacto que retomarás con la puesta del sol. Busca un campo tranquilo, huye de las grandes aglomeraciones que la popularidad de los últimos años han traído al pueblo, pregunta a algún lugareño. Acércate a Brihuega.  Aparca facilmente en la zona deportiva. Pasea por el Mercadillo que de forma especial se organiza en la calle central de la localidad con motivo del Festival. Elementos decorativos, todos creados con lavanda y productos típicos gastronómicos de la zona, te encantarán.

Comercios en Brihuega con sabor tradicional

Adéntrate en La Clandestina una  peculiar tienda de antigüedades en donde encontrar piezas de colección únicas. Sumérgete en los aromas de la Panificadora y adquiere algún bollo relleno de uva o de lavanda. Bebe agua de la Fuente de los 12 Caños o del Lavadero de la Blanquina, fotografía allí mismo la fachada de laReal Cárcel de Carlos III. Pasea por Las Murallas Árabes y disfruta de los Jardines  Románticos de la Real Fabrica de Paños de Carlos III. Contempla laIglesia de Santa Maria de la Peña, el Templo mas interesante de toda la provincia de Guadalajara. Haz un alto en el camino degustando el mejor cabrito, no olvides encargado con antelación, en el Torreón. Sitio no muy cuidado estéticamente pero correcto en cuanto a precio y calidad de sus platos. Por la tarde escápate a Cívica: reconstrucción interesante de un laberinto rocoso. Pueblo hoy abandonado, pero único.

Deja para el final la inolvidable y única estampa de los campos de Lavanda iluminados por el atardecer. Acompaña la puesta de sol con algún rico picnic, te lo prepararán de forma ideal en La Celestina mientras disfrutas contemplando la fachada de la Iglesia de San Miguel.

Imágenes: Esther Palma Comunicación

 

* Existe una versión MÓVIL optimizada de esta página, ir a la versión AMP.

La tierra de la lavanda: Brihuega 
5 (100%) 5 votes

Deja tu comentario